Bula Misericordiae Vultus del Papa Francisco
Av. Libertador 13.900 (1640) Martínez Buenos Aires -
Argentina Tel. 4508-8501 / 8502 -
pqfatima@fibertel.com.ar
Diócesis de San Isidro
 
Recordamos que para comunicarse directamemente con la Secretaría se puede enviar un mail a pqfatima@fibertel.com.ar parroquiafatimaosi@gmail.com

CARTELERA


HORARIOS 

Misas:

De Lunes a Sábados 19hs.

Domingos 10.00, 12.00, 18 y 20 hs

Secretaría Parroquial:

Lunes a Viernes de 9.00 a 13.00 hs y de 16.00 a 19.00 hs

Sábados de 9.00 a 13.00 hs.

Confesiones:

Media hora antes de misa

o pedir hora en secretaría.

Adoración al Santísimo Sacramento:

Martes de 19:30 a 20:30 hs.

Viernes de 19:30 a 20:30 hs.

Rosario:

Lunes a Viernes 18:30 hs

Sábados 18:15 hs

Boletín parroquial de este mes:

__________________________________________________

CARTA DE ADVIENTO 2018

Trabajando con los frutos de la Asamblea Diocesana

Queridos hermanos y hermanas:

El Adviento nos invita a volver a pensar en la encarnación del Hijo de Dios, ese proceso por el cual Dios se hace uno de nosotros y camina nuestra historia. Estamos también viviendo el tiempo de post asamblea e intentando ver la continuidad de lo trabajado en ese proceso, según lo que dijimos en la carta de octubre de este año: “¿Va a pasar algo después de la Asamblea?”

Las seis orientaciones pastorales, que surgieron del trabajo que culminó en la Asamblea, nos invitan a realizar acciones concretas. Es importante que antes de lanzarnos a la acción, veamos cómo queremos que sea nuestro estilo evangelizador, que inspirados por el sueño de Francisco, hicimos nuestro: “una opción misionera capaz de transformarlo todo”. (EG27)

 Las orientaciones son “el qué” (nuestros objetivos), lo que buscamos transmitir. Ese mensaje queremos comunicarlo al estilo de Jesús, porque “en la tarea pastoral ordinaria la gran conversión pastoral pasa por el modo de relacionarse con los demás. Es un tema relacional, importa el vínculo que se crea, que permite transmitir «actitudes» evangélicas. Como Jesús…” (CMC 15).

Cuando leemos el Evangelio, vemos que en el mensaje de Jesús es tan importante lo que dice, como el modo en el que lo dice. “La conversión pastoral se expresa en la firme intención de asumir el estilo evangélico de Jesucristo en todo lo que hacemos. Estilo que exige, del evangelizador, la acogida cordial, la disponibilidad, la pobreza, la bondad y la atención a las necesidades de los demás (cfr. Mt 10, 5-10)” (CMC 14). “Aquí importa en primer lugar lo que es previo a cualquier programa o acción. Antes de la organización de tareas, importa “el cómo” las voy a hacer, el modo, la actitud, el estilo. Así entonces las tareas son herramientas de un estilo comunional, cordial, discipular, que transmite lo fundamental: la bondad de Dios.” (CMC 17)

Este estilo evangelizador de Jesús sigue la dinámica del amor. Cuando amamos a una persona, nos involucramos con ella, nos interesamos en lo que piensa, siente, le gusta, quiere; vamos en esa dirección. Se trata de un círculo luminoso, porque el amor nos lleva a conocer aún más a esa persona y poder acompañarla y servirla mejor. Cuando amamos a alguien queremos darle lo mejor que tenemos. Para nosotros, los discípulos misioneros, lo mejor es Jesús y su evangelio. Todo este proceso, además, da una enorme felicidad a quien ama y a quien es amado. Así es el estilo misionero de Jesús.

En cada encuentro Jesús dialoga y pregunta. Aunque Él conoce bien lo que hay en el corazón de las personas, nunca supone ni impone; pregunta. “¿Qué quieres que haga por ti?” (Mc. 10, 51), Él siempre tiene una actitud de escucha. Lo que cada uno de nosotros vive y siente, a Jesús le importa y quiere escucharlo. Nosotros, como Jesús, también queremos escuchar.

Los invitamos en este Adviento, a hacer un gesto en clave de escucha para entrar en contacto con las personas y sus realidades, conscientes del hecho de que la misión es relación y de que no podemos amar ni evangelizar lo que desconocemos. Si no tomamos contacto profundo con las necesidades y los sueños de las personas no haremos efectiva nuestra evangelización.

Por esto, la clave del gesto que proponemos será la escucha. Queremos trabajar durante este Adviento en una conversión personal, comunitaria y pastoral, que nos lleve a adquirir este estilo evangelizador y prepare nuestro corazón para la Navidad.

Concretamente proponemos un gesto que consiste en salir a preguntar a algún público (estación de tren, esquina importante, plaza, etc.) lo siguiente: “¿Cómo podés vos hacer posible la paz?”

La pregunta puede tener lugar en el marco del gesto misionero que cada comunidad o decanato elija para este Adviento, en los pesebres vivientes, en encuentros navideños o como un gesto aparte.

Esta pregunta tiene que ver con la Navidad, fiesta de la paz y de la fraternidad universal en un momento de la Argentina en el que parece reinar la división y una dura confrontación entre nosotros.

La idea es que cada comunidad busque creativamente la forma de recoger y compartir en comunidad las respuestas para poder ser interpelados por las mismas. Podemos prestar atención a las respuestas que se repiten, qué palabras se utilizan, cuáles son las reacciones de las personas, etc.

Que esta próxima Navidad nos encuentre abiertos, abiertas, pobres y disponibles para escuchar y aprender de nuestros hermanos y hermanas, especialmente de aquellos que son “invisibles” para la sociedad. María, mujer de la escucha y la apertura cordial nos enseñe a esperar a Jesús en este Adviento,

Una bendición fraterna, sus obispos,

Oscar, Martín y Guillermo.

__________________________________________________

__________________________________________________

__________________________________________________

__________________________________________________

__________________________________________________

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO

II JORNADA MUNDIAL DE LOS POBRES

Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario
18 de noviembre de 2018

Este pobre gritó y el Señor lo escuchó

1. «Este pobre gritó y el Señor lo escuchó» (Sal 34,7). Las palabras del salmista las hacemos nuestras desde el momento en el que también nosotros estamos llamados a ir al encuentro de las diversas situaciones de sufrimiento y marginación en la que viven tantos hermanos y hermanas, que habitualmente designamos con el término general de “pobres”. Quien ha escrito esas palabras no es ajeno a esta condición, sino más bien al contrario. Él ha experimentado directamente la pobreza y, sin embargo, la transforma en un canto de alabanza y de acción de gracias al Señor. Este salmo nos permite también hoy a nosotros, rodeados de tantas formas de pobreza, comprender quiénes son los verdaderos pobres, a los que estamos llamados a dirigir nuestra mirada para escuchar su grito y reconocer sus necesidades.

Se nos dice, ante todo, que el Señor escucha a los pobres que claman a él y que es bueno con aquellos que buscan refugio en él con el corazón destrozado por la tristeza, la soledad y la exclusión. Escucha a todos los que son atropellados en su dignidad y, a pesar de ello, tienen la fuerza de alzar su mirada al cielo para recibir luz y consuelo. Escucha a aquellos que son perseguidos en nombre de una falsa justicia, oprimidos por políticas indignas de este nombre y atemorizados por la violencia; y aun así saben que Dios es su Salvador. Lo que surge de esta oración es ante todo el sentimiento de abandono y confianza en un Padre que escucha y acoge. A la luz de estas palabras podemos comprender más plenamente lo que Jesús proclamó en las bienaventuranzas: «Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos» (Mt 5,3).

En virtud de esta experiencia única y, en muchos sentidos, inmerecida e imposible de describir por completo, nace el deseo de contarla a otros, en primer lugar a los que, como el salmista, son pobres, rechazados y marginados. Nadie puede sentirse excluido del amor del Padre, especialmente en un mundo que con frecuencia pone la riqueza como primer objetivo y hace que las personas se encierren en sí mismas.

2. El salmo describe con tres verbos la actitud del pobre y su relación con Dios. Ante todo, “gritar”. La condición de pobreza no se agota en una palabra, sino que se transforma en un grito que atraviesa los cielos y llega hasta Dios. ¿Qué expresa el grito del pobre si no es su sufrimiento y soledad, su desilusión y esperanza? Podemos preguntarnos: ¿Cómo es que este grito, que sube hasta la presencia de Dios, no consigue llegar a nuestros oídos, dejándonos indiferentes e impasibles? En una Jornadacomo esta, estamos llamados a hacer un serio examen de conciencia para darnos cuenta de si realmente hemos sido capaces de escuchar a los pobres.

Lo que necesitamos es el silencio de la escucha para poder reconocer su voz. Si somos nosotros los que hablamos mucho, no lograremos escucharlos. A menudo me temo que tantas iniciativas, aun siendo meritorias y necesarias, están dirigidas más a complacernos a nosotros mismos que a acoger el clamor del pobre. En tal caso, cuando los pobres hacen sentir su voz, la reacción no es coherente, no es capaz de sintonizar con su condición. Estamos tan atrapados por una cultura que obliga a mirarse al espejo y a preocuparse excesivamente de sí mismo, que pensamos que basta con un gesto de altruismo para quedarnos satisfechos, sin tener que comprometernos directamente.

3. El segundo verbo es “responder”. El salmista dice que el Señor, no solo escucha el grito del pobre, sino que le responde. Su respuesta, como se muestra en toda la historia de la salvación, es una participación llena de amor en la condición del pobre. Así ocurrió cuando Abrahán manifestó a Dios su deseo de tener una descendencia, a pesar de que él y su mujer Sara, ya ancianos, no tenían hijos (cf. Gn 15,1-6). También sucedió cuando Moisés, a través del fuego de una zarza que ardía sin consumirse, recibió la revelación del nombre divino y la misión de hacer salir al pueblo de Egipto (cf. Ex 3,1-15). Y esta respuesta se confirmó a lo largo de todo el camino del pueblo por el desierto, cuando sentía el mordisco del hambre y de la sed (cf. Ex 16,1-16; 17,1-7), y cuando caían en la peor miseria, es decir, la infidelidad a la alianza y la idolatría (cf. Ex 32,1-14).

La respuesta de Dios al pobre es siempre una intervención de salvación para curar las heridas del alma y del cuerpo, para restituir justicia y para ayudar a reemprender la vida con dignidad. La respuesta de Dios es también una invitación a que todo el que cree en él obre de la misma manera, dentro de los límites humanos. La Jornada Mundial de los Pobres pretende ser una pequeña respuesta que la Iglesia entera, extendida por el mundo, dirige a los pobres de todo tipo y de cualquier lugar para que no piensen que su grito se ha perdido en el vacío. Probablemente es como una gota de agua en el desierto de la pobreza; y sin embargo puede ser un signo de cercanía para cuantos pasan necesidad, para que sientan la presencia activa de un hermano o una hermana. Lo que no necesitan los pobres es un acto de delegación, sino el compromiso personal de aquellos que escuchan su clamor. La solicitud de los creyentes no puede limitarse a una forma de asistencia —que es necesaria y providencial en un primer momento—, sino que exige esa «atención amante» (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 199), que honra al otro como persona y busca su bien.

CONTINUAR LEYENDO...

__________________________________________________

Los invitamos a leer el comunicado de la CEA 

Comunicado final

__________________________________________________

ALZHEIMER: Taller para familiares

Retomamos los encuentros quincenales de los días viernes de 10 a 12hs en los Salones Parroquiales - Alvear 1056-

Son encuentros de dialogo, donde compartimos las experiencias de cada uno con respeto y sigilo adquiriendo herramientas y conocimientos que nos permitan transitar este camino junto a nuestros seres queridos con aceptación y amor y atender a nuestra salud física y emocional

Coordina: Susana Calvo. Para más información comunicarse a la secretaría parroquial 4508-8502 interno 15

__________________________________________________

Carta del Santo Padre a los argentinos

A las argentinas y argentinos que me expresaron su cercanía en el quinto aniversario de mi elección, quiero hacerles llegar mi afecto y gratitud.

Me conmueve descubrir que, además del respetuoso  saludo  de  las  autoridades,  en esta carta se hayan  unido  personas  de  diferentes  procedencias  religiosas,  políticas  e ideológicas. Así se confirma que no es  imposible  encontrar  razones  para encontrarse  y que " la unidad es superior al conflicto".

Quisiera decirles que el amor por mi Patria sigue siendo grande e intenso. Rezo todos los días por ése, mi pueblo que tanto quiero. Y a los que puedan sentirse ofendidos por  algunos de mis gestos, les pido perdón. Puedo asegurarles que mi intención  es hacer el bien    y que a esta edad mis interese s ya tienen poco que ver con  mi persona.  Pero,  aunque Dios me confió una tarea tan importante y El  me ayuda,  no  me liberó  de la fragilidad  humana. Por eso puedo equivocarme como todos.

Si alguna vez se alegran por cosas que yo pueda hacer bien. quiero pedirles que las sientan como propias. Ustedes son mi pueblo, el pueblo que me han formado,  me  ha preparado y me ha ofrecido al servicio de las personas. Aunque ahora no tenemos el gozo de estar juntos en nuestra Argentina, recuerden que el Señor ha llamado a uno de ustedes para llevar un mensaje de fe, de misericordia y de fraternidad a muchos rincones de la tierra.

Pido por todos ustedes, para que sean canales del bien y la belleza, para que puedan hacer su aporte en la defensa de la vida y de la justicia, para que siembren paz y fraternidad. para que mejoren el mundo con su trabajo, para que cuiden a los más débiles y compartan a manos llenas todo lo que Dios les ha regalado.

Como siempre, a los que tienen fe les pido que recen por mí, y a los que no tienen fe, les ruego que me deseen cosas buenas .

Con cariño de hermano y de padre   

                                                         Francisco

Vaticano, 16 de marzo de 2018

__________________________________________________

Misa en la Capilla de las Apariciones en el Santuario Nuestra Señora de Fátima (Portugal)

__________________________________________________

Con motivo del festejo de  los 100 años de la aparición de la Virgen de Fátima, estamos actualizando nuestra base de datos para poder mantener una fluida y permanente comunicación con los miembros de la comunidad.

CAMPAÑA DE DIARIOS
Seguimos juntando DIARIOS, REVISTAS Y CARTONES para la compra de alimentos para la Parroquia Ntra. Sra. del Carmen de San Fernando.

Les rogamos NO TRAER ENVASES DE CARTÓN PLASTIFICADOS, BARNIZADOS, TETRA BRICK, CARTON YA RECICLADOS (como por ejemplo, envases de huevos), etc, ya que las papeleras NO los están recibiendo para reciclar.
HISTORIA DE LA CONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO
Se ha editado un libro con la historia de los primeros años desde la creación de la Parroquia hasta la inauguración del Templo con artículos de los arquitectos que intervinieron en el proyecto y algunos artículos de otros arquitectos señalando la importancia de esta construcción en la arquitectura Argentina en la segunda mitad del siglo XX, y algunos otros artículos más como así también fotos y planos.
Está a la venta en librerías de la zona, en la facultad de arquitectura de la UBA y en la secretaría parroquial.

ver más...
                                 
encuentra