Encíclica LUMEN FIDEI de Francisco
Av. Libertador 13.900 (1640) Martínez Buenos Aires -
Argentina Tel. 4508-8501 / 8502 -
pqfatima@fibertel.com.ar
Diócesis de San Isidro


Recordamos que para comunicarse directamemente con la Secretaría se puede enviar un mail a secretaria@fatima.org.ar
Dos regalos, dos presencias

Estamos viviendo, en nuestra parroquia, dos momentos o encuentros espirituales , muy importantes para nuestro crecimiento espiritual y comunitario. Por un lado la imagen de la Virgen María está visitando-peregrinando por nuestras casas, permitiendo un momento de oración en familia, de intimidad con la Virgen, a través de su imagen, de encuentro de los integrantes de la familia para poder abrir sus corazones, pidiendo, agradeciendo, dando a conocer algún dolor o alegría, o algún hecho importante que no se había comentado. En fin, muchas cosas lindas y buenas para cada familia pueden surgir de esta visita.

Por otro lado, continuamos con la Exposición y Adoración al Santísimo Sacramento durante el día hasta el 9 de octubre. Esto nos fortalece de manera muy especial, si sabemos aprovechar este regalo y concurrimos a Adorar al Señor que se entregó por mi

y por nosotros, para mostrarnos el camino a seguir en la vida, la verdad que tenemos que buscar, defender y vivir, y la vida que tenemos como don para que sea de continuo crecimiento propio y para los demás.

En este momento de la historia, que nos toca vivir, muchas cosas parecen estar dadas vuelta, sin sentido, otras caminando sin un rumbo determinado. Parecería que lo que hoy vale, sirve, interesa, mañana ya no, todo parece fluir, desaparecer, careciendo de sentido, hasta los aspectos mas importantes de cualquier persona. Se dicen muchas palabras que no sirven para nada, que no llevan a nada, que no importan nada, porque al día siguiente, o a las pocas horas, son cambiadas, desmentidas, basureadas.

Toda esta situación crea un desasosiego, un vértigo, un estado de ansiedad o perplejidad, que además de llevarnos a alguna enfermedad, nos puede quitar el sentido o la razón para vivir. La coherencia y los valores de la vida son los del Evangelio, y eso no cambia, no se desmiente, aunque se quiera o pretenda dejar de lado. Es en la Palabra de Dios donde encontraremos las verdaderas palabras de vida, que consuelan, alivian, fortalecen, enriquecen, alegran y dan ánimo, allí tenemos que buscar el sustento imprescindible para no perdernos con tanto ruido y desorden que nos rodea, y que nosotros también producimos.

Por eso, aprovechemos estos dos regalos espirituales que tenemos en nuestras manos, para mirar nuestra vida y como la estamos viviendo, y fortalecidos por la presencia de Jesús y la visita de la imagen de Su Madre podamos caminar con una mirada distinta de la que el mundo en general nos ofrece.

¡Que la Virgen María, Nuestra Señora de Fátima, nos visite también en el corazón para poder escuchar y seguir a su Hijo con mayor amor y fidelidad!

Un abrazo y mis oraciones.

 

 

                                                                                          Padre Guillermo