Encíclica LUMEN FIDEI de Francisco
Encíclica LAUDATO SI de Francisco
Av. Libertador 13.900 (1640) Martínez Buenos Aires -
Argentina Tel. 4508-8501 / 8502 -
pqfatima@fibertel.com.ar
Diócesis de San Isidro


Recordamos que para comunicarse directamemente con la Secretaría se puede enviar un mail a secretaria@fatima.org.ar


Objetivos

Lograr el sostenimiento permanente de la Obra Evangelizadora de la Iglesia en Argentina, creciendo en el compartir de nuestros tiempos, talentos y dinero, y renovando la administración y uso de los mismos.

Apoyar iniciativas de las comunidades en las áreas de
Brindar capacitación y formación integral a los que lleven adelante el proceso de cambio en los distintos niveles.
Facilitar y alentar mecanismos de solidaridad a nivel parroquial y diocesanos con un verdadero sentido de Iglesia.

El alma del Plan

Cómo lograr que el Pueblo de Dios sea más generoso en sus aportes de tiempos, talentos y dinero?
Cómo asegurar que esos aportes sean administrados de manera eficiente, transparente y solidaria?



Tiempos

Hoy cuando todo es comprado y vendido, debemos redescubrir la belleza y gratuidad del intercambio humano, según nos enseña Jesús.

La consulta* mostró que no siempre el tiempo es lo más fácil de compartir. Por esto, aunque sabemos de la dureza de la vida cotidiana que sufren muchos fieles, invitamos a quienes puedan hacerlo, sin descuidar la salud y la atención de su familia, a que dediquen algunas horas de su tiempo a alguna de las tareas de la obra evangelizadora.

* Consulta realizada por la Conferencia Episcopal Argentina a algunos sacerdotes y fieles sobre los temas económicos en la Iglesia, antes de lanzar el Plan Compartir.


Talentos

Son los dones que Dios nos da, es decir las cualidades que cada uno tiene. Algunos los tenemos desde que nacemos, a otros los vamos desarrollando con el tiempo.

Por gracia de Dios, existe en nuestro país una multitud de fieles, varones y mujeres, que se consagran de manera especial a la obra evangelizadora: presbíteros, diáconos permanentes, religiosos y consagrados de diversas espiritualidades, catequistas maestros, misioneros, miembros de cáritas y agentes pastorales de todo tipo. A ellos nuestra admiración y agradecimiento.

Sin embargo, hemos de admitir que la Iglesia en la Argentina no tiene el número suficiente de agentes pastorales para realizar su misión y además no siempre están bien repartidos. En promedio hay aproximadamente 1 sacerdote cada 6000 habitantes, llegando en algunas diócesis a 1 cada 20000.


Dinero

El ejemplo de la vida de Jesús y de las primeras comunidades cristianas inspiraron siempre en la Iglesia formas de compartir las riquezas, para que la abundancia de unos supliera la pobreza de otros

No es fácil hoy calcular el esfuerzo económico que el Pueblo de Dios hace para llevar adelante la Obra Evangelizadora. Pero reconocemos que el monto de las contribuciones no está en relación con las necesidades pastorales. En algunos lugares no hay ni para los gastos más elementales.

Por prejuicios, falta de información y en especial por una deficiente catequesis en este punto, a los fieles les cuesta hacer sus aportes en dinero a la Iglesia.


Los doce puntos del Planteo General de la Reforma Económica de la Iglesia en la Argentina

Una experiencia posible